jueves, 6 de febrero de 2014

La siesta del gato.


Y no es para menos.